Posts Tagged ‘fantástica’

h1

La cosecha de Samhein

febrero 20, 2010

Lamento el retraso, pero los trabajos acumulados y los exámenes no me han dado demasiada tregua. En fin, hoy os voy a hablar de un libro que quizá está más claramente dirigido a adolescentes, si bien yo también he disfrutado con él (a mis veintiuno). La historia forma parte de El Ciclo de la Luna Roja, de Jose Antonio Cotrina, escritor que ya experimentó un cierto éxito con La casa de la colina negra. Aviso que mis “críticas”, son mitad sinopsis-mitad crítica.

Al comenzar el libro, nos encontramos con un adolescente americano, Héctor, que discute con sus padres el día de Halloween (conocido por los celtas como Samhain) y tras encerrarse en su cuarto, recibe una visita que le promete un viaje a otro mundo donde conseguirá todo lo que quiera, pero sobre todo, ser considerado especial, algo que, francamente, todos deseamos experimentar y es una constante en la literatura juvenil. Hasta aquí no hay demasiado que lo diferencie de otras obras de su género, (véase HP donde ese mundo es el de los magos, o Las Crónicas de Narnia, con el universo homónimo), pero en el momento en el que llega a ese otro mundo, de extravagante nombre, Rocavarancolia, descubre que ha sido enviado junto a otros doce chicos y chicas cuya única meta es sobrevivir hasta el siguiente día de Halloween, momento en el que podrán volver a casa si lo desean. Esta es una de las grandes diferencias con otras obras, puesto que el primer contacto con el nuevo entorno es totalmente desesperanzador, agobiante y pegajoso si se me permite decirlo así.

Hay una cruda realidad que todos deben afrontar, y parece que la tónica que se produce es la del trabajo en equipo, todos son eslabones de una cadena que les permitirá llegar a su objetivo, vivir. Hay personajes realmente entrañables entre los compañeros de Héctor, sobre todo una chica llamada Rachel a la que no comprenden, Adrian, quien experimenta un miedo constante; y sobre todo, Álex. Al principio de la lectura, me parecía un niñato engreído, pero según iban pasando las páginas comprendía su forma de ser y otras facetas de su personalidad. Pero esto no sucede solamente con Álex, sino con la mayoría de los doce chicos, lo cual es muy importante para mantener el interés por la historia, cada uno presenta un perfil, el líder, el avispado, el cobarde, la artista, la pragmática, pero no es un perfil plano, cada uno con sus matices.

Quizá debido a ello, el personaje de Héctor en numerosas ocasiones queda reducido a mero observador de la situación, imagin que adoptará un mayor papel en la siguiente novela. Por otro lado, es muy importante para mantener la tensión de la historia la descripción de todas las situaciones tan lúgubres por las que deben pasar, el autor no deja escapar ni una sombra de maldad, las acumula todas y las concentra en momentos concretos de auténtico escalofrío (o gore, depende), si bien la atmósfera general se mantiene bien a lo largo del libro. Eso sí, el lector se queda con la miel en los labios, pues la novela parece una mera puesta en situación de los personajes en ese nuevo contexto, pero como primera parte de una saga se sitúa bien parada. Por ende, nos sirve además para entender la forma de ser de todos los personajes (incluidos los adultos que urden la llegada de los niños y que son un tanto “peculiares”), con sus acciones pasadas, y las que quedan por venir.
En resumen, podríamos decir que se trata de una novela juvenil, pero sin que esa etiqueta desmerezca su calidad, como algunos pretenden afirmar. Personalmente, estoy intrigado ante las futuras andanzas de Marina, Héctor, Rachel y compañía; y por otro lado, se destila cierta moraleja sobre la aceptación de la madurez con sus nuevas responsabilidades, pero sin incidir de forma exagerada en ello, lo cual agradezco pues no soy amigo de la moralina gratuita.

Pues nada más internautas y blogueros, otro día más y, a poder ser, mejor; nos leemos.

Anuncios